Suscríbete Hemeroteca

Cultura

  • Blanca Wiethüchter responde: ¿Cuáles son las 10 mejores novelas de la literatura boliviana? Blanca Wiethüchter responde: ¿Cuáles son las 10 mejores novelas de la literatura boliviana?
    Carlos Mesa Gisbert
    En 1983, el historiador y periodista Carlos Mesa organizó para Última Hora (periódico del que era sub-director) la publicación semanal de una encuesta: solicitaba a intelectuales que nombraran las figuras u obras más significativas de nuestra historia. Empezó con obras arquitectónicas, para luego continuar con presidentes, novelas, pintores y películas. Más allá de los resultados finales, sin duda interesantes, hoy esas listas tienen todo el atractivo que podemos hallar en saber, por ejemplo, qué novelas don Augusto Guzmán o Jesús Urzagasti o Werner Guttentag consideraban las mejores de nuestra historia. Iniciamos entonces, gracias a la gentileza del señor Mesa, una nueva sección, en principio dedicada a las “mejores novelas” de Bolivia (luego pasaremos a obras arquitectónicas, a pintores y a películas). Y comenzamos con la lista de la escritora Blanca Wie-thüchter (que se dio modos para sorprendernos con un par de sus elecciones).
  • Gabriel García Márquez y la política Gabriel García Márquez y la política
    Óscar Montes
    La muerte de García Márquez –al que no pocos han llamado en estos días el mayor escritor, junto a Borges, en lengua española del siglo XX– provocó, previsiblemente, el derramamiento de mares de tinta. Pero quizás, habría que decirlo ya, de una tinta algo turbia y, a ratos, negligente: nunca la palabra “magia” había sido pronunciada tantas veces en vano. Medios españoles, argentinos y mexicanos se dedicaron, en largos homenajes, a amontonar lugares comunes sobre una obra al parecer sólo conocida de oídas. Curiosamente, algunos de los mejores textos inmediatos fueron excéntricos. Por ejemplo, el de la temida Mishiko Kakutani del New York Times, que habló de “esa magia en García Márquez que, si lo es, es una que supone siempre una realidad cuidadosamente observada” y de una obra que, si tuvo vocación política, fue la de una política “de la memoria y del tiempo”. O el texto, que aquí reproducimos, del periodista colombiano Óscar Montes, que temprana y preventivamente aclara las cosas sobre el polémico territorio de los compromisos políticos de García Márquez. (Ya se sabe que, más que los gestos de “intelectual público” a lo Vargas Llosa o Cortázar, García Márquez siempre hizo una política concreta y local, generalmente colombiana y generalmente pensada a partir de sus fidelidades personales).
  • La disidencia moral de un cineasta chileno La disidencia moral de un cineasta chileno
    Andrés Orías Bleichner
    En Chile aparecen de vez en cuando personalidades que apoyan la aspiración boliviana de recuperar su acceso al mar. Hace casi medio siglo, este tema era un tabú y abordarlo públicamente, motivo de censura. Uno de los pioneros en esa transgresión fue Helvio Soto (1930-2001), cineasta y director de "Caliche sangriento", película antimilitarista y crítica de la historia oficial chilena sobre la Guerra del Pacífico.
  • Sobre Sobre "Eisejuaz" de Sara Gallardo: Toda civilización calla su barbarie
    Mónica Velásquez Guzmán
    Sara Gallardo (1931-1988) no sólo fue una narradora argentina (compañera de generación de Alejandra Pizarnik), sino que es uno de los personajes memorables de la literatura boliviana: es, con el nombre de Sara Stefanía, una de las mujeres en "De la ventana al parque" de Jesús Urzagasti. Gallardo fue la compañera de H.A. Murena, el ensayista que descubrió a Urzagasti (por sus oficios editorial Sudamericana publicó en 1969 "Tirinea") y el primer (y gran) traductor al castellano de la obra de Walter Benjamin. (Murena, claro, es también un personaje de Urzagasti). Pero además de todo esto, anecdótico en el mejor sentido de la palabra, Gallardo es la autora de "Eisejuaz", un clásico de la novela argentina poco conocido más allá de la Argentina. En este texto, testimonio de un deslumbramiento, la poeta Mónica Velásquez se ocupa de la gran novela de Gallardo, el monólogo alucinado de un mataco tocado por Dios.
  • Crítica de libros: Sobre Crítica de libros: Sobre "La abuela civil española", ética y narración
    Fernando Molina
    “A los postmodernos –escribe Molina en esta reseña de una novela de Andrea Stefanoni– toda práctica concreta de la virtud y el heroísmo nos parece imposible. La virtud y el heroísmo los buscamos en las películas y en las novelas, no en nuestras vidas. Pero hete aquí que nos topamos con una novela, esta de Stefanoni, que, a diferencia de la mayor parte de sus homólogas, no presenta la virtud y el heroísmo en 3D, sino brotando de la realidad misma, brotando cada vez que una mujer se levanta al alba y va a la mina de carbón, cada vez que una mujer enfrenta la muerte de los seres que ama, o que envejece sin quejarse; cada vez que una mujer es una buena abuela”.
Una publicación de: