Suscríbete Hemeroteca

22 de octubre de 2014 - Número 149

El garabato islamita (I)

Carlos Decker-Molina*

Esta investigación intenta brindar un panorama, sino exacto, por lo menos aproximado para comprender racionalmente la maraña islamita que fue muy bien graficada en el New York Times con líneas de contacto entre unos y otros grupos que termina como un gran garabato.
El garabato islamita (I)

Mi colega iraquí Ahmad al Rikaby me mostró un film-telefónico con el “ajusticiamiento religioso” de seis niños no mayores de 10 años a manos de los yihadistas del Estado Islamita. Los mataron con un tiro en la nuca por pertenecen a una familia con credo y etnia equivocados. Aún se me caen lágrimas de horror.

¿Quiénes son estos asesinos seriales con banderas negras, barbas luengas, armados hasta los dientes, con sables del medioevo cortando cuellos de periodistas, con millones de dólares en sus cajas chicas, quiénes son? 

Haces unos meses leí un informe del International Crisis Group (icg) sobre el conflicto en Siria: “La guerra en Siria ofrece a los salafistas un entorno propio: violencia y sectarismo”. Luego icg señala algunas causas: “El desencanto con la actitud vacilante de Occidente y los líderes seculares y las figuras islámicas pragmáticas”. A partir del documento del icg me dediqué a dialogar con colegas árabes, persas y kurdos como Ahmad al Rikaby, Taleb Yas, Nasser Sina y otros. Realicé algunas entrevistas con refugiados sirios, kurdos y colegas que han estado en la zona. Algunas búsquedas de material en internet, sirven de apoyo a esta investigación que intenta brindar un panorama, sino exacto, por lo menos aproximado para comprender racionalmente la maraña islamita que fue muy bien graficada en el New York Times (NYT) con líneas de contacto entre unos y otros grupos que termina como un gran garabato. 

En 2012, año en el que aún no estaban los yihadistas en Siria, fue lanzada una invitación por Ayman al Zawahiri máximo jefe de al Qaeda llamando a combatir el régimen “apóstata” de Bachar el Asad. La llegada de al Qaeda a Siria tuvo el visto bueno local del grupo –en ese momento pequeño– llamado al Nusra, la rama siria del Estado Islámico de Irak de Abubaker al Bagdadi. 

Los milicianos de Liwa al Tawhid, una brigada (quizá la primera) que forma parte del núcleo sirio de del Frente Islámico (fi), fue la anfitriona de John MacCain (crítico de la política de Obama). El fi se presentaba como “una alianza de islamitas políticos”. Con la muerte de Al Saleh, líder de al Tawhid, el fi cambió su agenda y se manifestó aliado de al Qaeda y ello lo acercó luego a las posiciones extremas de al Nusra. La experiencia del ex candidato a presidente es una muestra de que los aliados son solo circunstanciales, no es lo mismo que los de la guerra fría 

Los dos líderes aglutinantes de grandes y pequeñas células son Zawahiri (al Qaeda) y al Bagdadi (Estado Islámico), ambos eran conscientes de la debilidad de la oposición secular, apoyada por eeuu y la eu. Rusia jugaba un rol especial al apoyar al gobierno de Asad, pues, para los yihadistas, algunos de ellos chechenos, enemigos mortales del Kremlin, era natural luchar contra Asad, es como hacerlo contra Putin. 

Pero como en toda organización islamita los liderazgos se tensaron (Zawahiri vs Bagdadi) cuando el 8 de abril 2013 se anunció la fusión de al Qaeda y al Nusra de Siria. Zawahiri exigió que cada grupo actuara en su propio país (Siria e Irak respectivamente), una propuesta que intentó evitar la lucha hegemónica dentro del yihadismo. Bagdadi hizo caso omiso de la sugerencia y fagocitó a las tropas de al Qaeda y, desde Irak, comenzó a dirigir y liderar la guerra en Siria.

La guerra civil en Siria se yihadizó muy rápidamente poniendo a Occidente, sobre todo EEUU, en una situación muy difícil pues el autócrata Bachar el Asad resultaba ser menos monstruoso que sus enemigos yihadistas. 

La presencia en Siria de las bandas con enseñas negras desarmó un rompecabezas que dificultosamente era mantenido por Israel-EEUU-Rusia-UE.

Las primeras piezas que se despegaron del tablero son las de Hamas y Hezbollah. Recuérdese que estos dos grupos fueron aliados durante 20 años, son una prolongación de los intereses políticos de la teocracia de Irán. Hezbollah tiene su residencia política en Líbano y Hamas gobierna la Franja de Gaza. Estos últimos tenían contactos importantes con la Hermandad Musulmana de Egipto. 

La revolución en Túnez, pero sobre todo la de Egipto (25/01/2011) produjo una alianza entre Hamas y los Hermanos y un poco más tarde (diciembre de 2011) se concretó en la alianza entre Hamas y Qatar (dueña de la tv Al-Jazira) enemiga de Irán lo que provocó una ruptura entre Hamas e Irán, aunque durante todos estos años la oficina de Hamas siguió abierta en una alameda de Teherán. 

La ruptura con Irán solidificó los lazos de Hamas con Qatar, el gobierno de este último país prometió reconstruir la Franja de Gaza (antes de la última guerra), además Hamas contaba con una “retaguardia estratégica” en el Egipto de los Hermanos musulmanes. En ese momento nadie imaginó que la Hermandad, que tenía el certificado de nacimiento democrático y un apoyo “no activo” de los eeuu y la ue, iba a ser desalojada del gobierno por un golpe militar. 

Estoy obligado a retroceder en la historia para entender mejor el engorro. Antes de la llamada “primavera árabe” había dos ejes identificados y aceptados como actores políticos por eeuu, Israel, ue y Rusia. El eje del “desafío”, liderado por Irán conformado por Hamas, Hezbollah y el gobierno de Asad en Siria. 

El otro eje era llamado el de la “moderación” en el que aparecía Egipto, Arabia Saudí y Jordania. Este último era interlocutor válido de Occidente hasta la mitad del 2011 en que el mundo árabe y musulmán se sectarizó como consecuencia de la invasión de eeuu a Irak, pues entonces aparecieron dos nuevos ejes de contenido estrictamente religioso: El chiita encabezado por Irán, Siria, Irak y Hezbollah. El otro eje es el sunita con Arabia Saudí a la cabeza, Qatar, Turquía, Egipto y con un Hamas gobernando la Franja de Gaza.

De alguna manera estos dos ejes son el “islam de escritorio” incluido Hezbollah que tiene su predicamento político en el Líbano, pero, son también las fuentes de financiamiento y/o de inspiración de los grupos yihadistas, salafistas o fundamentalistas.

Una aclaración necesaria: Salafismo es un movimiento sunita que plantea el retorno a los orígenes del Islam. La expansión del Islam es casi un sinónimo de “la pureza de la fe”. Salafismo proviene de “salaf” que significa antepasados o tatarabuelos. 

Yihadismo llamado también “pseudo salafismo” o Qutbismo, hace de la yihad su práctica fundamental. Para entender en términos de los 70: Están por la lucha armada para liberar a los países musulmanes ocupados por impíos y/o paganos. Se estrenaron en Afganistán. Una aclaración importante: Yihad es un término que implica ser un musulmán sin pecados, limpio. Esa yihad “personal” es la lucha del individuo frente a las tentaciones. Los Yihadistas suponen que la guerra contra los impíos (fuentes de las tentaciones) es una obligación de todo musulmán. De los millones de musulmanes (sunitas y chiitas) los Yihadistas son extraordinariamente minoritarios. 

Fundamentalismo es un término occidental (los españoles le llaman integrismo) que intenta agrupar bajo su definición a los musulmanes “violentos” o terroristas para separarlos sobre todo de los euro-musulmanes. 

El problema surge con la aparición de las células operativas que sirven a unos y otros y cruzan los intereses de estos dos ejes.

Los sunitas por ejemplo tienen cuatro sectas: Hanati, Hanbali, Maliki y Shafir que tienen una relación especial con la secta Salafi/Wahhabi de Arabia Saudí. Estas cinco agrupaciones actúan en Siria con el propósito de derrocar a Bashar al-Assad.

No es la primera vez que las sectas chiitas y sunitas se enfrentan entre sí, ya en Irak lo hicieron habida cuenta de la política absurda de Bush hijo por desmantelar al Baatha, partido de Sadam, que era una agrupación sino enteramente en gran parte sunita. En Iraq comenzó el enfrentamiento, pero en Siria es donde se “oficializó” la guerra inter musulmana. El corolario de esa lucha interna es la idea extrema de retornar al Califato. Pues hay quienes consideran que hay tendencias por “politizar el Islam”, es decir, crear “partidos políticos” (La Hermandad es un ejemplo) para ganar el poder con el método liberal. El liberalismo es considerado como el inicio de la separación entre la mezquita y el aparato político que los wahabistas no toleran por su cerrado dogmatismo. 

Califato deriva de “sucesor”, es el primer sistema de gobierno establecido por el Islam. Hay quienes señalan como el “gobierno de la aristocracia musulmana” (Constitución de Medina). La cabeza del gobierno recae en el Califa que debe gobernar de acuerdo a la ley religiosa o la sharia.

Arabia Saudí es lo más cercano al Calificato por su forma de gobierno. La familia real es de la secta wahabita una rama sunita muy ortodoxa. A diferencia de Egipto, Turquía y de algún modo el Irán del Sha, que luego de la Primera guerra mundial, decidieron separar el Islam del gobierno secular, Arabia Saudí es el regente de un islam hecho gobierno que sigue decapitando y amputando “jurídica y constitucionalmente”, país donde la mujer es una mancha negra que nadie la ve y todos la ignoran, entre otras cosa no le permiten conducir automóviles.

El 29 de junio de 2014 se hizo pública la vigencia del Califato (del post industrialismo) a través de un texto grabado en el que se escucha la voz de Abu Bakr al-Bagdadi, líder de 43 años, que se autoproclamó como Califa Ibrahim y confirmó la presencia del Estado Islamita (EI) en los territorios iraquí y sirio. Se lo conoce por las siglas en inglés isis que yo usaré por razones de redacción pues la sigla en español se confunde con el pronombre o artículo el.

El establecimiento de isis en territorio iraquí viene precedido de una limpieza etno-religiosa de proporciones dantescas y confirma su presencia física en un territorio de 270 mil kilómetros cuadrados con una población de 6 millones, ejerce control político y militar en la tercera parte del territorio de Siria y más o menos la misma proporción del territorio de Irak, lo que convierte a isis en el grupo yihadista operacional más importante por encima de al-Qaeda que ha perdido la hegemonía del ultrismo musulmán. Cuando se terminan de escribir estas líneas llega la noticia del avance de isis hacia la frontera sirio-turca que ha producido la huida bíblica de miles de personas, la gran mayoría de los refugiados son kurdos lo que complica la relación con Turquía, que combatió a sangre y fuego al Partido Kurdo de los Trabajadores (pkk en su sigla turca).

Un informe de Amnesty International (AI) califica la zona norte de Irak controlada por isis como “un sitio de muerte bañado de sangre”. Al Bagdadi (Califa Ibrahim) intenta aplicar un sistema social que existió hace 1300 años, ejercido por la primera generación musulmana que siguió a la muerte del profeta.

El Califato tiene por capital a la ciudad siria de Raqqa y en Irak la ciudad de Mosul (segunda en importancia urbana después de Bagdad). En estas ciudades tiene una estructura de gobierno vertical donde el Califa es la figura principal, debajo hay cuatro consejos: 1 – Sharía (ley islámica) 2 – Shura (consejo asesor) 3 – consejo militar y 4 – consejo de seguridad. En las provincias se repite l estructura, pero el Califa es remplazado por Wali (gobernador)

Según isw (Instituto para Estudios de la Guerra, eeuu) el calificato comienza por instalar “centros de difusión y un rudimentario sistema de justicia. Luego de consolidarse militarmente se crea “la policía religiosa, se producen los castigos más estrictos (amputaciones, degollamientos y fusilamientos) para “escarmentar a los infieles”. Sembrado el terror se implanta el sistema educativo con las “madrazas” donde lo único que se enseña es el dogmatismo wahabita del islam. Para los yihadista la palabra respecto es sinónimo de miedo. 

Las operaciones para consolidarse pasan por “asaltar” todas las cajas bancarias. ISIS es el grupo con más disponibilidad económica, al extremo que se da el lujo de pagar salarios a la administración pública, distribuye pan, harina y otros alimentos básicos a la población y provee de dos elementos importantes en zona devastadas por la guerra como son el agua potable y la electricidad.

Recolecta y se apodera de todo el armamento entregado por los eeuu a las tropas regulares iraquíes, lo que incluye tanques y lanza cohetes. Su avance es demoledor.

Ayer cayeron bombas “aliadas” (EEUU y otros), al “día siguiente las calles eran ocupadas por barbudos con sus banderas negras como si las bombas fueran lluvia”.

* Periodista boliviano radicado en Suecia.


comments powered by Disqus
Una publicación de: