Suscríbete Hemeroteca

Cuestión de dignidad

El ministro de la Presidencia tiene muy aguzado el sentido de la dignidad. Para justificar la compra de los nuevos automóviles blindados que usará Evo Morales, argumentó que los que usaba antes ya estaban algo trajinados y que alguno de ellos había sido donado por la cooperación internacional. En su opinión, es indigno que su Excelencia se desplace en un vehículo donado. Para justificar que el convoy sea blindado, explicó que la vida del Presidente corre riesgos a cada minuto: la revolución está llena de enemigos. El mismo Evo Morales contó que alguna vez un “hermano” borracho se inclinó sobre su auto y que si no hubiese sido blindado tal vez no estaría aquí para contarlo. Pero el argumento que sirve para explicar el consumo suntuario del gobierno sirvió también para negarles a las víctimas de las inundaciones en el Beni el acceso a recursos de la cooperación internacional. Por dignidad de los damnificados, dijo Quintana, el Estado boliviano no puede aceptar ayuda externa. Es mejor morir con dignidad que sobrevivir bajo el oprobio de la caridad ajena. Una lección de dignidad que no olvidarán las 55 mil familias damnificadas por la crecida de las aguas.


Una publicación de: