Suscríbete Hemeroteca
<< Volver al listado

Kessel, Dmitri

Un fotógrafo de guerra en Bolivia, 1961

A principios de abril de 1961, el famoso fotógrafo de guerra Dmitri Kessel llegó a Bolivia para fotografiarla. Durante un mes lo hizo: estuvo en un desfile de celebración del 9 de Abril, se dejó llamar la atención por los milicianos en las calles, fotografió diablos en el Estadio, viajó al Altiplano, a Yungas y a Santa Cruz. De las casi 100 fotografías que sacó en limpio, la revista Life –que es la que le había encargado el reportaje– sólo publicó unas cuantas. Cincuenta años después, sin embargo, la misma revista las puso a disposición del público en su archivo digital. Ilustramos este número de Nueva Crónica con una selección de esas fotografías.

Dmitri Kessel fue un fotógrafo ucraniano (nacido en Kiev el 20 de agosto de 1902 y fallecido en Nueva York el 26 de marzo de 1995) famoso mundialmente por la fidelidad y valor artístico de sus obras, pero también por su arriesgada actividad como fotoperiodista. Nació en la Ucrania rusa en la plantación de azúcar de su familia. Sirvió como oficial de caballería en el ejército ucraniano y después en el Ejército Rojo, para estudiar más tarde química industrial. Salió de Rusia vía Rumania para ir a Estados Unidos en 1923. Luego de trabajar en uno y mil oficios por más de una década, consiguió en 1936 trabajo como fotógrafo en la revista Fortune, acaso la publicación pionera del foto-periodismo.

Durante su carrera fotográfica de más de 60 años, Kessel trabajó como fotógrafo industrial (siendo uno de los primeros), corresponsal de guerra o fotógrafo-combatiente y como foto-ensayista para la revista Life. Durante la Segunda Guerra Mundial, navegó escoltando convoys en el Atlántico Norte, cubrió los desembarcos de los eeuu en las islas Aleutianas y de los ingleses en Grecia. También fotografió la guerra civil griega.

En los años de la postguerra, Kessel trabajó casi exclusivamente para la revista Life (aunque desde sus oficinas en París) y viajó por el mundo: de Hungría a la China, de Palestina a la India, de España a Ceylán, del Japón a Bolivia. Además de estas tareas migrantes y peligrosas, a mediados de los años cincuenta del siglo xx Kessel comenzó una laboriosa documentación fotográfica de la arquitectura religiosa del mundo. En sus últimos años vivió en el río Yangtze en China durante 7 meses para realizar un foto-ensayo. 

Cuando se le preguntó por qué había puesto su vida en peligro al fotografiar la guerra civil griega, respondió, sin pretensiones y simplemente: “Alguien tenía que hacerlo”.


Una publicación de: