Suscríbete Hemeroteca
<< Volver al listado

Mamani Silvestre, Freddy

Ilustramos este número de Nueva Crónica con fotografías de Alfredo Zeballos de los edificios diseñados por el ingeniero alteño Freddy Mamani Silvestre, acaso el nombre más importante en lo que ha sido llamada la “arquitectura aymara emergente” (o “cohetillo” o “nuevoandina”) . Las fotos (y el texto que reproducimos) son parte de un precioso libro, dedicado a la obra Mamani, de Elisabetta Andreoli y Ligia D’Andrea.
 

La arquitectura de Freddy Mamani Silvestre

por Elisabetta Andreoli

Apesar de la capacidad organizativa de sus ciudadanos, como toda ciudad que se constituyó rápidamente y sin presencia del Estado, El Alto no deja de presentar algunas de las dificultades típicas de los procesos de rápida urbanización: la desorganización del sistema vial, la escasez de espacios públicos, la falta de servicios básicos y el modelo repetitivo en el diseño de las construcciones.
En este panorama de uniformidad, sobresalen por su volumen, altura y sobre todo por su sofisticación esos edificios coloridos que quizás constituyen hoy el fenómeno urbano más interesante de Bolivia. Tres o cuatro pisos más altos que la media, estos edificios pertenecen a un solo dueño o familia y son expresión de su éxito económico (con un costo que va desde 250.000 a 600.000 dólares). Además, son unidades de producción de renta: una docena o más de tiendas para alquilar en la planta baja; un gran salón de eventos en el segundo y tercer piso; dos o más apartamentos para alquiler o para los hijos de los dueños en el cuarto y a veces quinto piso; y encima de todo, la vivienda del dueño, de una forma y diseño que rompen con el resto del edificio: es la casa patronal o chalet.
Entre estos edificios, los del ingeniero Freddy Mamani Silvestre son quizá los que ofrecen el estilo más consistente y deliberado, que se ha ido, además, perfeccionando con el tiempo.
De origen rural, Freddy Mamani fue a la escuela en su propia comunidad de Catavi, provincia Aroma, departamento de La Paz y posteriormente en Caracollo, departamento de Oruro. Siendo aún niño, conoció diferentes obras en construcción acompañando a su papá, que era maestro albañil. Después de hacer el servicio militar trabajó como contratista, el oficio más alto en este ramo; al mismo tiempo, estudió en la Facultad Tecnológica de Construcciones Civiles en la Universidad Mayor de San Andrés (1986), y posteriormente cursó la carrera de Ingeniería Civil en la UBI, universidad privada de El Alto. Continuó trabajando como contratista por varios años, hasta que decidió dar un paso: promover un estilo arquitectónico que pudiera dar una identidad a su ciudad: “En la facultad técnica nos sentíamos menospreciados por la cultura, pero ahora con el presidente Evo se revaloriza esa cultura originaria. Yo fui a Tiahuanaco y me impresioné con las formas tiahuanacotas y estudié los libros. Yo he dado a mi diseño una descomposición y estilización de las formas andinas”.
Hasta la fecha, y sólo en El Alto (pues ha diseñado edificios en otras partes de Bolivia y Perú), Mamani ha realizado más de 60 obras con su empresa, la Constructora Técnica Multidisciplinaria “j” (constecm ”j”), que dirige junto a sus hermanos Edgar, Moisés, Daniel, Efraín, Elena y Luz.
Mamani no utiliza ni oficina ni computadora. Una vez acabada la obra gruesa, para la obra fina (la decoración) sus instrumentos son su gran creatividad y memoria, además de papel, borrador y un lápiz con el cual dibuja frente a los maestros de obra: “En la pared, en el instante yo explico” dice. Fuerte en el diseño, transmite así las indicaciones necesarias para que el maestro de cada cuadrilla de trabajadores artesanos que se han formado con él pueda pasar a la obra. Esto vale para la pintura pero también para otros aspectos: “Las cornisas están decididas en el instante, se hace el molde completando con plasto-formo, todo hecho manualmente, incluso el yeso”. Trabajar con Mamani es por eso una formación y no es raro que los trabajadores, después de aprender el arte, se alejen para formar su propia empresa.®

Una publicación de: