Suscríbete Hemeroteca
<< Volver al listado

Stih, Ejti

Ejti Stih: Mi celu y yo


Ilustramos esta Nueva Crónica, la número 140, con Mi celu y yo, serie de acrílicos sobre lienzo, de gran formato, de la artista eslovena-cruceña Ejti Stih.

Sobre la serie Mi celu y yo de Stih, el periodista Darwin Pinto escribió:
“Nosotros, por nuestras fuerzas, no alcanzamos para asegurarnos la eternidad. Con la imagen, tenemos la ilusión de ser eternos en los ojos de los que están y de los que vienen. Somos queridos un segundo. Por eso hay que documentarlo. Y ojo que lo importante no son los lugares en donde nos sacamos la foto con el celular, lo importante somos nosotros. Eso, más un me gusta en el feis, es sinónimo de felicidad. Click, click, like, like…
Y de eso también se trata la serie de pintura de Ejti Stih ‘Mi celu y yo’. Se trata de ver el mundo según ese ojo que cada vez mejora su capacidad en pixeles para ‘veeeerte mejor’, como diría la licantrópica abuela de Caperucita. Se trata del mundo según mi celu, de yo según mi celu. Este ojo que no es el mío, es el que me muestra quién soy. El ojo mecánico y helado que ve lo que yo quiero que vea, a mí, para que todos vean, para que sepan”.
El crítico de arte Juan Pita piensa, en cambio, lo siguiente:
“No sé de dónde saca Ejti la desvergüenza para pintar un celular, afrontando la tarea de reinterpretar una vez más a Narciso enamorado de su imagen, embobado en un yoísmo que juega con el agua sinuosa de la pantalla táctil. Hace falta ser dios para verlo. Hace falta escaparse del ensimismamiento propio y ajeno para ver desde un rincón oculto el acto de amor imposible entre viajeros pasmados y los cristalitos algo ridículos a pesar de su poder hipnotizante.
Pero espero que a nadie se le escape que, por encima de todo, lo que Ejti nos ofrece es pintura. Ese milagro insustituible que juega con dimensiones y texturas como ningún logaritmo podrá jamás hacerlo, convirtiendo el cuento de nuestra contingencia en inmanentes homenajes a la materia, retratando como si fueran mudas profundas cicatrices de la historia vistas desde ángulos imposibles.
Si desde el título de esta serie, Mi celu y yo, se anuncia que vamos a encontrar a Narciso, no hay que engañarse esperando un autorretrato. Lo que hay, una vez más, es una conciencia–denuncia en la que todos nos podemos reconocernos. Yo la hubiera titulado Tu celu y tú”.


Stij Stih nació en Eslovenia (1957). Estudió en la Academia de Bellas Artes en Ljubljana. Desde 1982 vive y trabaja en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. En su carrera como artista ha incursionado en pintura, escultura, cerámica, grabado e instalaciones, realizó ilustraciones para libros y afiches; diseñó vestuario y escenografía para 45 obras de teatro. Desde el año 2005 es directora voluntaria de la galería sin fines de lucro Manzana 1 Espacio de Arte (www.manzanauno.org.bo) que fundo junto a dos colegas en Santa Cruz. En los 35 años de su carrera presentó más de 60 exposiciones individuales en Eslovenia, Bolivia, Italia, Francia, España, Estados Unidos, Bélgica, Chile, Argentina, Perú, Brasil, Portugal, Países Bajos, Cuba y otros. Ha participado en muchas exposiciones colectivas y bienales internacionales. Ha ganado distintos premios internacionales. Sus obras se encuentran en colecciones privadas y públicas en todo el mundo.

Una publicación de: