Suscríbete Hemeroteca

15 de junio de 2014 - Número 145

La “nación boliviana”: Entre la evanescencia y la retórica

Pamela Alcócer, Franco Gamboa Rocabado y H.C.F. Mansilla*

La investigación “Una disyuntiva complicada: Bolivia plurinacional y los conflictos de las identidades colectivas frente a la globalización” fue parte de la convocatoria “La nación boliviana en tiempos del Estado Plurinacional” promovida por el Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (pieb). Este es un resumen de sus hallazgos.
La “nación boliviana”: Entre la evanescencia y la retórica

Nuestro emprendimiento tuvo el propósito de estudiar los aspectos centrales del imaginario colectivo de la nación y establecer una hipótesis provisional acerca de los vínculos y los dilemas que se han establecido, en Bolivia, entre el proceso de globalización (de carácter moderno, capitalista y universalista) y la preservación de valores autóctonos (a menudo de cuño particularista, colectivista y premoderno).
Nuestro estudio se concentró en tres territorios discursivos. En primer lugar, los procesos históricos de construcción de la nación y la ciudadanía. La conjunción de factores modernizantes universalistas con valores particularistas tradicionales contribuye a la formación de una identidad nacional propia, pero en constante modificación dentro de modelos sincretistas, como ha sido lo usual en gran parte del Tercer Mundo. En segundo término, nos ocupamos del indianismo de Fausto Reinaga y los enfoques teóricos de la descolonización, emparentados con una posición básicamente anti-occidentalista, que han moldeado los cimientos de posiciones políticas verbalmente radicales, ahora combinadas con el relativismo cultural de tendencia postmodernista. En tercer lugar, intentamos el análisis de las discusiones sobre la nación boliviana expresadas en los documentos de la Comisión Visión País de la Asamblea Constituyente.­

La identidad como crisis

Cuando la temática de la identidad irrumpe en el campo de las ciencias sociales bolivianas, lo hace siempre en cuanto conciencia de una crisis. No ha habido generalmente una identidad aceptada y sólida, reconocida como tal por todos los sectores sociales importantes del país, sino más bien intentos repetidos y malogrados de crear identidades nacionales a partir de la acción –nunca sistemática– del Estado central. Sobretodo las corrientes revisionistas (nacionalistas, indianistas, indigenistas e izquierdistas en general) han afirmado que el resultado fue una identidad precaria, fragmentaria, dependiente, subordinada y subalterna, que llega a manifestarse bajo la forma de una máscara. Desde una perspectiva realista, empero, debe considerarse la probabilidad de que casi todas las identidades nacionales a lo ancho del planeta han tenido problemas y dilemas similares. Nuestro estudio trata de hacer un análisis crítico de la dilatada literatura que ha sido publicada sobre esta temática.

Regresando a Fausto Reinaga
Uno de los hallazgos principales de nuestro proyecto fue la revalorización de los escritos de Fausto Reinaga, que se destacan por la calidad de su prosa literaria (es decir: atrayente para un público amplio), por la fecha temprana de su elaboración (la originalidad teórica) y por haber condensado una especie de sentido común de un importante sector social: la cara oculta de la modernidad. La crítica reinaguista del mundo colonial y republicano es imprescindible para entender las raíces históricas de las teorías de la descolonización. La tensión entre los principios universales de la cultura globalizadora y los valores particulares de la sociedad boliviana emerge claramente cuando Reinaga, ya en 1969, identificó los cuatro elementos de la civilización occidental que debían ser radicalmente eliminados porque esclavizaban a los indios sudamericanos: el derecho romano, los códigos legales napoleónicos, la democracia francesa y el marxismo-leninismo. La crítica del mundo colonial en particular y del occidental en general, iniciada por Reinaga y continuada por las teorías de la descolonización, es muy instructiva para comprender una de las dimensiones principales del proceso sociopolítico que vive Bolivia desde comienzos del siglo XXI. El estudio del reinaguismo es importante aún hoy porque algunas de sus posiciones emergen con notable persistencia en el imaginario popular boliviano. Por ejemplo: la política es considerada como un juego de suma cero, mientras que la organización social y ética del ámbito prehispánico es vista como la meta normativa de un posible futuro luminoso. El pluralismo de ideas y programas, la separación de poderes y el Estado de derecho aparecen como elementos perniciosos de una sutil política imperialista de dominación.

La visión del país en la Contituyente
Cuestionamientos en torno a una crisis de la identidad colectiva se presentaron al mismo tiempo con fuerza y desorden a lo largo del desarrollo de la Asamblea Constituyente. Una crisis de identidad se manifiesta en un momento de incertidumbre sobre cómo protegerse frente a los avatares del entorno social, económico y político, con el fin de buscar seguridades ideológicas que hagan más comprensible y soportable la convivencia de los grupos marginados respecto a las clases más privilegiadas y en relación con los mensajes del ámbito moderno y globalizado. En este contexto los documentos de la Comisión Visión País nos muestran una cierta riqueza temática y doctrinal, lo que contrasta con el conocido hecho de que en las plenarias de la Asamblea Constituyente no hubo ningún debate intelectual acerca del texto constitucional propiamente dicho. El análisis de estos documentos nos dio luces sobre las esperanzas, las utopías y los planes políticos de importantes sectores sociales del país, pero también nos mostró sus prejuicios y limitaciones. En el seno de la Comisión Visión País se reprodujo una visión simplificada y simplificadora de toda la realidad social del país,visión que en forma elemental aparece en la obra de Fausto Reinaga y en las corrientes indianistas radicales que tomaron la forma y los riesgos de una lógica antinómica. Surge, por ejemplo, el postulado de una moralidad de los dominados, que per se tiene un valor muy superior a la moralidad de los dominadores, y por ello se halla encima de toda crítica intelectual y, en casos concretos, por encima de toda negociación política. Al ser una moralidad superior, también se la considera como parte esencial (es decir: inmutable al paso del tiempo) de una identidad colectiva de calidad excepcional.

Algunas conclusiones

El análisis de la abundante literatura nos sugiere que en Bolivia hoy el renacimiento de la identidad indígena puede ser visto como el designio de construir un dique protector contra la invasión de normas foráneas desestructurantes y contra la opresión (aunque sea parcialmente imaginada) de parte del “Estado colonial”, ya que, en general, las posiciones indianistas aceptan como asunto comprobado que el país no ha experimentado una modernización que merezca ese nombre, sino un modelo perverso donde un desarrollo parcial ha intensificado los fenómenos de explotación y empobrecimiento, sobre todo para los sectores indígenas. Paradójicamente estos últimos aceptan –sin protesta ideológica– las normativas tecnológicas occidentales, la integración en los circuitos internacionales del comercio y las tendencias provenientes de la cultura moderna del ocio. El resultado ambivalente es, hasta el día de hoy, el cuestionamiento constante de la existencia de una Nación boliviana.

* Socióloga, sociólogo y filósofo.

comments powered by Disqus
Una publicación de: